Entretenimiento
Música

José Agustín Sánchez renueva los paradigmas del compositor contemporáneo

Lunes, 11 Enero 2021 - 10:30am

El maestro José Agustín Sánchez viene de cerrar el 2020 haciendo historia para la música sinfónica contemporánea de Latinoamérica, demostrando que los paradigmas se pueden cambiar en torno a la figura del compositor de obras para orquestas. En Venezuela fue uno de los pocos artistas que realmente realizó una serie de actividades musicales organizadas para combatir y prevenir el Covid-19. Encontró la manera de usar la música en contra de la pandemia, generando beneficios para las comunidades que atendió, estimulando la resiliencia, la recreación, la unión ciudadana y hasta brindó calidad de vida a los enfermos de Coronavirus y personal médico de los hospitales donde ofreció conciertos de piano.

Los éxitos cosechados durante el último trimestre de 2020 con una serie de actividades musicales preparadas para la lucha contra el Covid-19 en los estados Táchira, Mérida, Zulia y Trujillo son prueba de su moderna gestión como compositor. Sus Ofrendas Musicales, Desinfecciones Musicales y Vacunas Musicales, recorrieron y llenaron de música las ciudades capitales y algunos pueblos de estas regiones. Mientras un camión lo trasladaba a él con su piano junto a algunos músicos que lo acompañaban, otros vehículos de distintas instituciones esparcían hipocloritos en el pavimento.  

Todos los eventos se realizaron sin fines de lucro, apoyado por el financiamiento del premio “William C. Mullen Fund Award” otorgado por el Bard College de Nueva York. A finales de enero de 2021 le corresponderá el turno a Carora y Barquisimeto en el edo. Lara, para luego trasladarse a Caracas, Valencia y Maracay. Vale recordar que el maestro Sánchez es el compositor residente de la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, para la cual compuso la gran obra sinfónica “Los Cantos del Sur”, que será estrenada este año, inspirada por sus experiencias en Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia y Venezuela.

Lo más interesante y a diferencia de lo que aparenta, es que el maestro Sánchez viaja solo, acompañado frecuentemente por viajeros que gozan de sus experiencias para ayudarlo en su misión. El resto de los equipos humanos que lo apoyan los arma en cada estado con la Iglesia, las alcaldías, gobernaciones, instituciones culturales, El Sistema Nacional de Orquestas, ONG, comunidades, empresarios venezolanos y escuelas musicales nacionales e internacionales.

Tener la habilidad de formar alianzas forma parte de su estrategia de emprendimiento, siendo el primer compositor sinfónico venezolano en trabajar con estos métodos. Las dinámicas que emplea para las convocatorias en cada lugar las realiza a través de sus redes sociales, herramientas que lo hacen un autor diferente, valiéndose de la tecnología. El apoyo de los medios de comunicación también ha sido determinante y se ha ganado el favor de muchos periodistas quienes valoran el hecho de que en medio de tanta escasez creativa aparezca un artista con una propuesta novedosa.

Hazañas musicales

El maestro Sánchez realizó varias hazañas durante sus Ofrendas, Desinfecciones y Vacunas Musicales, a finales de 2020, la más impresionante fue el recorrer el Río Catatumbo, edo. Zulia, durante una crecida que lo llevó a naufragar. En vez de rendirse, el músico encontró otro punto de partida para llegar a la comunidad de palafitos de Ologá, el lugar donde se aprecia con fidelidad el fenómeno del Relámpago del Catatumbo, para así retratar su esencia musical y llevarla a la partitura. La Ofrenda Musical realizada allí fue histórica, no solo por lo intrínseco del lugar, también por el hecho de montar un piano en una lancha pesquera y conseguir la gasolina para la embarcación en medio de la escasez de combustible.

También trasladó una orquesta y un piano al pie del Monumento a la Paz en Trujillo, al pie de la gigantesca estatua de la Virgen María, recorriendo difíciles cuestas con los instrumentos, lo que implicó un enorme esfuerzo tanto físico como logístico. Algo similar sucedió en el Observatorio Astronómico de Mérida, donde también llevó una orquesta a un lugar distante de la capital merideña, en medio de una pandemia, mientras la gente se preguntaba ¿cómo hace para conseguir el traslado con la respectiva gasolina para tanta gente y equipos? La respuesta radica en la capacidad de motivar e inspirar del maestro Sánchez quien supo hacerle ver la importancia y los beneficios de la cultura en los tiempos de crisis a los entes públicos y privados. 

Este tipo de proezas no se limitan a Venezuela, el maestro Sánchez durante su gira sudamericana había llevado un piano a 300 metros bajo la tierra en el Cerro Potosí o al medio del desierto de sal más grande del mundo en Bolivia; montó una orquesta al píe del Volcán Chimborazo en Ecuador; llevó sus Memes Cósmicos a las Ruinas de Machu-Picchu en Perú; ofreció presentaciones urbanas en las barriadas de Medellín, Colombia y hasta sobrevoló las Líneas de Nazca.

Sembrando conciencia en Latinoamérica con acordes sinfónicos

El maestro Sánchez le ha dado un nuevo enfoque a la figura del compositor, mostrando como su rol puede involucrar y ayudar a las comunidades y va más allá de simplemente sentarse a componer en una sala u oficina. Estaríamos hablando de ver al compositor al servicio de su comunidad, para dejar un aporte por medio de la música que se nutre de experiencias que estimulan a una sociedad más consciente, humana y participativa.

Estamos en tiempos de la Economía Naranja, aquella que produce dividendos en torno a la actividad creativa y cultural, mediante los emprendimientos y en la Venezuela actual, se han visto numerosas propuestas, pero ninguna llevada por un compositor de obras sinfónicas, algo que pareciera poco probable a simple vista y hasta fantasioso, porque muchos se preguntan ¿un compositor sinfónico puede generar ingresos y producir beneficios? Simplemente hay que pensar en grande y el joven maestro ha logrado llevarlo a cabo con exitosos resultados. Todas las comunidades que recién atendió en Mérida, Táchira, Trujillo y Zulia son la evidencia, tal y como lo hizo en Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú durante 2018 y 2019 en su gira Sonidos del Sur.

Muchos de sus colegas músicos se preguntan ¿cómo hace para conseguir apoyo de la comunidad o de una alcaldía o gobernación? ¿Cómo consigue los traslados, la alimentación y la comida? ¿De qué se vale para obtener las debidas permisologías? ¿Cómo pude unir a la comunidad en medio de un país polarizado? La respuesta el compositor la explica de la siguiente manera:

“Vivimos tiempos donde la pregunta del ¿qué puedo obtener? cambió al ¿qué logro dar? o ¿qué puedo sembrar? para una humanidad que se deconstruye y necesita volverse a construir con nuevos paradigmas y formas de vivir. Por medio de mis propuestas artísticas se logra ampliar los beneficios del arte para la comunidad, inspirar a la sociedad a percibir la vida de maneras más amplias, promoviendo la resiliencia y las actividades que estimulen una humanidad más espiritual y sensible, donde la cultura juega un rol protagónico.”

Para entender mejor la labor del maestro Sánchez es importante explicar qué significan los términos Meme Cósmico, Ofrenda Musical, Desinfección y Vacuna musical:

Los Memes Cósmicos son células musicales que he venido escribiendo en mi gira por Sudamérica, inspirándome en momentos y experiencias del viaje. Estas células contienen la esencia de la obra Los Cantos del Sur. Los memes se transforman en  el discurso musical que se interpreta en una Ofrenda Musical y esta a su vez es una oración y transmisión artística desde puntos energéticos, naturales y culturales del Sur. Cada ofrenda representa nuevos retos a superar en comunidad, como la logística de llevar un piano a un lugar recóndito, así como convocar una orquesta para interpretar una obra en poco tiempo o integrar entes públicos y privados”.

La oración musical de las ofrendas, en medio de esta pandemia se transformó en Vacuna Musical, que son conciertos de piano desde el interior de los centros médicos a los pacientes COVID para transmitir la energía y vida que se experimenta en una ofrenda musical. Es hablar de una posible frecuencia que logra sanar, porque está cargada de toda una aptitud que transforma lo imposible en posibilidad. De los hospitales sale a recorrer las calles y se transforma en Desinfección Musical, limpiándolas con las energías de la música y transformándose en una obra de arte contemporánea”, agregó.

Sigue a José Agustín Sánchez en sus redes sociales:

Facebook fanpage: JAScompositor
Twitter e Instagram: @jascompositor
Youtube: JAS Compositor

Roberto Palmitesta
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad