Entretenimiento
Arte

Manaure Peñalver en Entre formatos

Martes, 4 Mayo 2021 - 3:30pm

NACIDO EN CUMANÁ, ESTE ARTISTA VENEZOLANO APRENDIÓ A NADAR PRIMERO QUE A CAMINAR. PARTE DE SU INFANCIA TRANSCURRIÓ EN EL AGUA HASTA LOS TRES AÑOS, CUANDO SE MUDÓ A CARACAS. UNA VEZ EN LA CAPITAL SE ENAMORÓ DE LAS OLAS ANTES QUE DEL ASFALTO. AHORA, EN LA CIUDAD DE NUEVA YORK, FINALMENTE ENCONTRÓ LA FORMA DE INCORPORAR AMBOS EN LO QUE TERMINÓ SIENDO SU VERDADERA VOCACIÓN

El artista, al igual que el escritor, hace uso de lo que conoce y le es suyo. Es por eso que su discurso se retroalimenta del skate, del graffiti, de los tags y de la estética noventera que se grabó a fuego en su memoria durante sus años fundacionales. Años marcados por referencias externas y, cómo no, impresionantes para la época, como lo fueron el hip-hop, el punk-rock y hasta Baywatch; pero también por sus referentes más inmediatos e importantes: una mamá artista plástica y un papá modernista que alimentaron tanto el criterio como la sensibilidad.

Si le preguntan, Peñalver considera que la génesis de su manifestación artística fue el encuentro con el libro y posterior documental Beautiful Losers Contemporary Art and Street Culture, pero en realidad ese no fue el comienzo, pues ya para ese entonces llevaba tiempo (desde 1998) rodando en su patineta y otro rato interesado en la fotografía, la pintura y el diseño. La lectura fue la señal o la confirmación de que, al igual que él, había otros allá fuera contando su historia y de que había una ruta, perfectamente válida, que combinaba todos sus intereses y que podía volver suya. La ruta del skate y del street art.

Así, el surfista y el patinetero le dieron paso al artista, ilustrador, cineasta y curador. Desde 2005 empezó a experimentar con las patinetas como su principal formato, pues en épocas universitarias, cuando el presupuesto no daba para materiales, el impulso de la creación lo llevó a reutilizar e intervenir las tablas que de otro modo irían a parar a la basura. No solo por razones de sustentabilidad, sino por reivindicación, para él la patineta es un arte y merece ser tratada como tal. A la fecha, ha curado más de 14 exhibiciones de skate art y ha estrenado cuatro videos documentales sobre el tema, entre ellos Perdona y olvida (2014) disponible en su Vimeo. Asimismo, sigue utilizando la tabla como su principal lienzo, pero ahora desde Brooklyn.

Vivir nuevamente en una ciudad costera, como lo es Nueva York, lo reconectó con sus comienzos: con el mar de su infancia, pero también con el street art de su adolescencia, esto lo lleva a consolidar una propuesta mucho más madura que igualmente se nutre de las pasiones y los hábitos a los que se ha mantenido fiel. El resultado es Antítesis, una serie de patinetas intervenidas por el artista; A la deriva, un proyecto que involucra la recuperación y reinvención de boyas abandonadas a orillas de la península de Rockaway y que ahora cuelgan de las paredes de la Greenpoint Gallery de Brooklyn, un centro para talentos emergentes con más de 20 años de historia y contribuciones a la escena artística de Nueva York; y finalmente New York Loves You ilustraciones realizadas con el fin de agradecer a la ciudad que hoy lo acoge, pero que hace unos años atrás le sirvió de inspiración. Afiches firmados bajo el seudónimo 45amorloco, el mismo aka de su juventud. El ciclo está ahora completo.

Johanna Morillo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad